DR. CÉSAR MORILLAS - ENTREVISTAS: Peru 21, Ellos y Ellas y Diario Medico

Últimas Noticias

DR. CÉSAR MORILLAS ENTREVISTAS

Cirujano Plástico

Dr. César Morillas, más de 40 años de vida dedicados a materializar los sueños de las personas. 

Siguen algunas entrevistas al famoso Doctor Cesar Morillas, discípulo de Ivo Pitanguy (el mejor cirujano plástico del mundo).

logo-fiestaspatrias

César Morillas, Cirujano plástico
Autor: Gonzalo Pajares.

¿Cuál es el modelo de belleza de los peruanos?
Siempre pensamos en lo anglosajón, queremos ser blancos, con nariz respingada y rostro afilado. Por ello, varios cirujanos, presionados por sus pacientes, quieren cambiarles el patrón físico. Dentro de cada grupo étnico hay belleza. Si solo nos dedicamos a moldearlo, vamos a sacar belleza. Por ejemplo, a Naomi Campbell no le podemos hacer una nariz anglosajona, quedaría huachafa.

Mucho extranjero viene al Perú a hacerse una cirugía plástica…
El precio es un factor, pero los cirujanos plásticos peruanos estamos bien catalogados en el mundo. Además, por la buena situación económica, el turismo y la gastronomía, el Perú se ha convertido en un destino atractivo para los extranjeros, quienes aprovechan sus visitas para hacerse alguna cirugía plástica. Entre el 30 y el 35% de mis clientes son de EE.UU. y Europa.

Pero, si un paciente mestizo le exige transformarlo al patrón anglosajón, ¿qué hace?
Le digo “no”. Acá llega gente con unas expectativas muy altas. El cirujano plástico debe ser 80% médico y 20% psicólogo, y debe ser capaz de decir “no”. En el mundo –y en el Perú– hay cada vez más problemas psicológicos, cada vez más problemas de depresión. El cirujano debe estar atento a las expectativas del paciente y ser claro con él: hay umbrales a los que no se puede llegar. La dismorfofobia es un síndrome psicológico por el cual la persona nunca está de acuerdo con su apariencia, con su grupo étnico; es un paciente que va de cirujano en cirujano y nunca queda contento. Hoy, así como pedimos exámenes de sangre y orina, también pedimos un perfil psicológico del paciente, que nos indique si está en condiciones de aceptar su nueva imagen.

¿Qué se operan las peruanas?
La nariz. Luego buscan el rejuvenecimiento facial. Después viene el pecho, hay un boom de prótesis de senos. Más tarde vienen las prótesis de los glúteos. Debo de haber operado 4,600 narices, estoy postulando al Récord Guinness; en un día he llegado a operar hasta seis narices. De cada 100 operaciones que hago, 20 son de nariz.

Una mujer llenita es hermosa…
Lo sé, pero existen partes en el cuerpo que tienen una grasa no reciclable. Es decir, ellas podrían moldear mejor su cuerpo si les quitáramos esta grasa, pues no sale ni con dieta, ni con ejercicios, ni con nada. La mayoría de veces está sobre los glúteos. También aparece en los muslos, pero una vez que se quita no vuelve a aparecer.

De 10 cirugías, ¿cuántas son de mujeres, cuántas de hombres?
Cuando comencé, el 95% eran mujeres; el tabú era muy fuerte. Hoy, entre el 30 y el 35% de mis pacientes son hombres. Hoy, a los hombres, hacerse una cirugía plástica hasta les da prestigio.

¿Cuál es la transformación más extraña que le han pedido?
Han llegado hombres diciéndome: “Quiero transformarme en mujer”, pero ese no es mi campo, eso le corresponde al urólogo. Pero sí le he puesto prótesis pectorales (senos) a un varón. También han venido con una fotografía de Brad Pitt: “Doctor, quiero ser así” (risas). Recuerdo a un abogado de 45 años que vino con sus padres. Quería parecerse a Ricky Martin. Lo operé y, claro, no me salió Ricky Martin, sino Ricky Tosso (risas).

¿Reconstruye el himen?
No, eso lo hacen los ginecólogos. Pero sí operamos con frecuencia los labios mayores de la vagina, que muchas veces están hipertrofiados y causan muchas molestias.

¿Quiénes se operan más: los jóvenes o los adultos?
Varía. Los jóvenes se operan más la parte estética, la nariz. Entre los 25 y 30 años se operan los senos, se reducen el abdomen. La operación del rostro viene después de los 40 años. No hay parte del cuerpo que no se pueda operar. Ah, los cocineros se operan mucho pues quieren irse a trabajar al extranjero.

¿Qué hace: corrige, arregla, embellece…?
La cirugía plástica es estética y reconstructiva. Desde el punto de vista estético, embellezco; desde el punto de vista reconstructivo, corrijo. Acá operamos a muchos pacientes con labio leporino, algo que me da mucha satisfacción.

¿Cuál es su modelo de belleza?
La belleza debe ser física, psíquica y espiritual. Me gusta la armonía total: existen medidas para la cabeza, para el tronco, para las extremidades. Laura Huarcayo es una mujer armoniosa, y también lo es Leslie Shaw.

¿Operó a Leslie?
Ello lo dijo. Le he ayudado en varias cosas (ríe). A Karen Dejo, también.

¿‘Maju’ Mantilla, la reina de belleza, es su hechura?
Es, pero no puedo decirlo, más por ética (sic). Todo el mundo lo supo. Pasó cuando fue Miss Mundo.

AUTOFICHA

- Tengo 35 años de cirujano plástico; la clínica Morillas, 30 años. Sigo vigente porque investigo y viajo por el mundo a dar ponencias. El Perú tiene grandes cirujanos.

- Hay mucho cirujano informal. En la Sociedad Peruana de Cirugía Plástica somos 200 médicos. Sin embargo, en el país existen 700 clínicas.

ellos-ellas

Cesar Morillas, Cirujano plástico
Staff: Ellos & Ellas

–¿Qué cirugía estética está de moda por estos días?
–La tracción frontal endoscópica, que se le practica a pacientes mayores de 18 años, y que consiste en levantar las cejas, almendrar los ojos y agrandarlos con cicatrices mínimas que ni un jurado de algún evento de belleza podría notar.

–¿Qué extraña de Trujillo, su ciudad natal?
–La tranquilidad y simplicidad de su maravillosa gente. Era una ciudad pequeña en donde todos nos conocíamos.

–¿Siente que el impasse que tuvo con Maju Mantilla afectó su carrera?
–De ninguna manera, simplemente se trató de un acuerdo que hubo entre la clínica y ella. Ha pasado bastante tiempo y ya olvidé lo que pasó.

–¿Cuál es su logro más importante a nivel profesional?
–Tengo dos logros de los que me siento muy orgulloso. Fui el primer peruano que llegó a trabajar con el doctor Ivo Pitanguy, el mejor cirujano plástico del mundo.  El segundo, es haber regresado al Perú, mi patria, para fundar la clínica Morillas. Siento que Dios me puso en el lugar y momento preciso.

 –Un defecto, una virtud.
–Defecto: Soy obsesivo. Y mi virtud es ser perseverante hasta conseguir lo que me propongo, a pesar de que esto pueda incomodar a los que me rodean.

–¿En qué profesión no se hallaría nunca?
–No sería contador, lo encuentro muy estructurado. Yo soy bastante creativo, me gusta ver más allá de lo que a simple vista se observa e imagino la manera de cambiarlo.

–¿Cuál ha sido su cambio de look más radical?
–Afeitarme el bigote en dos oportunidades. Mis “fans” me recomendaron nunca más hacerme eso.

–¿Cuál es el objeto que más tiempo lleva en su mesa de noche?
–Una biblia.

–¿Qué ventajas tendría ser del sexo opuesto?
–Ninguna, considero que hombres y mujeres tenemos las mismas cualidades y defectos.

–¿Cuál ha sido el papelón más grande de su vida?
–Una vez participé en un pique legal de Ferraris en el Campo de Marte. No hice una buena presentación.

–¿Cuál es su sueño o pesadilla recurrente?
–Hace tiempo soñé con tener una clínica de cirugía plástica, y lo hice realidad. Hoy sueño con culminar el proyecto inmobiliario en el que me he embarcado con mis hijos.

–¿Qué costumbre debería quedar definitivamente en desuso?
–Negociar con los taxistas en la vía pública mientras largas filas de carros esperan por detrás.

–¿De qué huachafería ha sido testigo últimamente?
–En un restaurante, una señora llamó al mozo para pedirle que ponga en un recipiente la comida que no pudo terminar diciendo que era para su perrito.

–¿Cuál ha sido su gran travesura?
–Una noche, con tres amigos, enrumbé a Lima con el carro que uno de ellos había tomado sin permiso de su papá. La aventura terminó cuando nos dimos cuenta que ninguno tenía un sol. Éramos adolescentes.

–¿En cuál de los siete pecados capitales cayó últimamente?
–En la gula. El fin de semana pasado comí tanto en Puerto Maldonado, que hasta ahora estoy sorteando una intoxicación alimenticia.

–¿Cuál es el mejor lugar para hacer el amor?
–La cama. A cierta edad tiene que ser en un catre grande si no quieres que te duela el cuerpo por dos días.

–¿Qué noticia lo impactó recientemente?
–Siempre me impacta ver noticias de pacientes que sufren severos daños por haber acudido a personas no calificadas que ejercen la cirugía plástica. Si hay daños, lamentablemente una nueva operación es más complicada y costosa.

–¿Con quién le gustaría estar en una isla desierta?
–Con una chica muy bonita y con varios libros de Milan Kundera.

–¿Conoce alguna celebridad? Cuéntenos la anécdota.
–A Gina Lollobrigida, Raquel Welch, Farah Diba, Libertad Lamarque… las conocí cuando trabajaba con el profesor Pitanguy, yo era el encargado del post operatorio. Una vez, además, me encontré con Bill Clinton en la cancha de golf  de la isla Martha’s Vineyard y charlamos un momento.

–¿En qué o quién reencarnaría?
–En un león.

–En el día del juicio final, ¿iría al paraíso, al purgatorio, o al infierno?
–Purgatorio.

–Si le quedara un día de vida, ¿qué haría?
–Entraría al centro quirúrgico y seguiría operando hasta que me llegue “la pelona”.

–¿Qué es lo más loco que ha hecho por amor?
–Una vez, de adolescente, entré sigiloso al dormitorio de una enamoradita y, cuando escuchamos que venía su mamá, me metí debajo de la cama. Estuve casi una hora respirando muy despacio.

–¿Tiene planeada alguna celebración por los treinta años de su clínica?
–Mi manera de festejar es presentando, para fin de año, el desarrollo de un proyecto inmobiliario que consta de tres torres: una médica, otra hotelera y una más de oficinas. Por esta razón paso la mayor parte de mi tiempo en la clínica, en donde tengo un sinfín de reuniones con la gerencia y mis hijos sobre el tema. Me he vuelto un esclavo feliz.

ISOTIPO-WEB

César Morillas, Cirujano plástico
Staff: Diario Medico .pe

¿Qué hace cuando no está en la clínica operando, qué le gusta hacer?

Bueno, yo soy acuariano y aficionado al agua. En Santa María tengo una casita en la cual si voy en verano practico esquí acuático, y en invierno juego tenis y hago natación. Y así la paso, haciendo deporte (risas). Luego estoy dibujando, esculpiendo o escribiendo. Porque los médicos si no escribimos o estamos haciendo algo nos volvemos locos, así que editamos este libro, como todo loco médico se me dio por escribir una novela –nos entrega su libro “El niño de la media luna”- que tiene siete años aproximadamente y está basado en algo real. Resulta que la Liga árabe, si lo sé parezco árabe (risas) pero por más que le preguntaba a mi madre si había un vecino árabe ella nunca me quiso decir (carcajadas). Pero nuestro apellido viene de España que fue conquistada por los Moros, entonces de ahí la ‘pinta’ (sonríe) pero aún así la Liga Árabe me contrató para realizar conferencias en 10 países árabes.  Entonces esto me llevó desde Túnez, Jordania, Abu Dabi, Dubái, Emiratos Árabes, Kuwait, Arabia Saudita, Argelia para terminar en Marruecos.

¿Coméntenos sobre su familia?

Mi familia es muy unida, a punto de que en este momento dos de ellos ya son médicos. Una de ellas es Angie que es cirujano plástico, formada también en la escuela del doctor Ivo Pitanguy, y trabaja acá en la clínica hace año y medio. Cuando ella postuló a la escuela Pitanguy eran 140 los que postulaban para 14 vacantes. Mi hijo César que está en la parte administrativa porque siendo médico ha ido a Milán a la Universidad de Bocconi y se ha preparado un año, en la maestría en administración de clínicas y hospitales.

¿Cuántos idiomas domina usted?

5. Italiano, francés, inglés, portugués y español.

Doctor, cuéntenos ¿cómo inicia su carrera en la cirugía plástica?

Estudié en la Universidad Nacional de Trujillo “José Faustino Sánchez Carrión”, al egresar me fui a Milán al Hospital San Gerardo pero duré solo seis meses porque ahí para que dejaran sacar una cicatriz tenías que esperar que el médico se enferme (risas) así que me fui al Brasil, y postulé a la Universidad Católica de Río de Janeiro, éramos 60 postulantes de diferentes países para 10 vacantes, cinco de las cuales eran cubiertas por brasileros. Entonces solo eran cinco vacantes para sesenta alumnos. Lógicamente tenías que tener dominio de medicina, cirugía e idiomas incluso, porque en la escuela de Pitanguy, hacíamos curaciones a los pacientes y venían Raquel Welch, Farah Diva, Libertad Lamarque, todas ellas eran pacientes del doctor Ivo Pitanguy -renombrado cirujano plástico brasilero y considerado uno de los mejores del mundo-. Como yo era su asistente, tenía que hacer las curaciones. Por eso se debía dominar idiomas.

No solo es cirujano plástico, si no también escritor, escultor, dibujante y deportista. Conocimos un poco más de la vida del doctor César Morillas, que si no está operando necesariamente tiene que realizar alguna actividad. Un hombre imparable, que hace de todo. “Una caja de sorpresas” sin lugar a dudas.

En Kuwait sucedió que estábamos tomando sol en una piscina, en plena guerra del Golfo Pérsico, a cuarenta kilómetros se escuchaban las bombas, y de repente un niño de unos cinco años se cae a la piscina y no sabía nadar. Es rescatado por el salvavidas pero ya estaba casi ahogado. Entonces lo reanimé, le hice respiración artificial y a los 4 minutos el niño ya estaba bien. Y resulta que el niño era el hijo de un Jeque, ¿qué había pasado? Pues que el hermano mayor estaba con la enamorada y el pequeño se escapó por ahí a jugar.

Imagino que el Jeque lo mandó a llamar.

Efectivamente y me dijo: pídame usted lo que quiera. Yo solo le dije que lleve al niño a la clínica más cercana para que terminen de sacarle el agua de los pulmones. Entonces hasta ahí es el primer capítulo del libro, que es real. Luego lo demás es creado, donde a mi me secuestran, pero querían secuestrar al hermano que se parece a mí, sufro el secuestro y luego…bueno pues a leerlo (sonríe).

Ya el otro libro es más de mi rama médica, se titula Cirugía Estética Cervicofacial, y trata sobre la parte del rostro desde el cuello hacia arriba. A su vez, cada tres meses editamos la Revista de la Clínica para dar a conocer los últimos avances que hayamos captado de otras partes.

Clinica Morillas
Dr. Cesar Morillas Torres, Presidente y Fundador de la Clínica Morillas 

PERFIL:

Nombre: César Morillas Torres.

Fecha de Nacimiento: 24 de enero de 1947 en Trujillo.

Profesión: Médico Cirujano.

Estudios: Graduado de la Universidad Nacional de Trujillo “José Faustino Sánchez Carrión”. Post grado en cirugía plástica por la Universidad Católica de Río de Janeiro-Brasil.

 

Si desea ampliar información, consulte la web monográfica www.clinicamorillas.com

Teléfono: (+511) 435-1137

Av. El Polo 545, Surco Lima Perú

Horario de atención:
Lunes a viernes 09:00 a 18:00 hrs.
 

logo-trans

Dr. César Morillas

Director de Cirugía Plástica & Estética Clínica Morillas

Docencia y Coordinación

El Departamento de Docencia de la Clínica Morillas tiene distintos programas dedicados a la formaciónacadémica para profesionales en medicina, desde médicos residentes y rotantes, hasta médicosespecialistas.

El área de Coordinación Científica es el departamento encargado de la estructuración, programación ydesarrollo de actividades científicas, académicas y de proyección social de la Clínica Morillas. Además,es el nexo de la institución con las Universidades con quienes se tiene convenios para docencia,investigación, post grado, cooperación académica y de intercambio.

Residencia Médica en Cirugía Plástica

La Cl√≠nica Morillas es sede docente en Cirug√≠a Pl√°stica en base a los convenios universitarios con laUniversidad Nacional Federico Villarreal, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la UniversidadNacional de Trujillo, la Universidad de San Martin de Porres, la Universidad Ricardo Palma y laUniversidad Carlos de Praga de la Rep√ļblica Checa. Los residentes reciben una formaci√≥n integraldurante tres a√Īos y tienen la posibilidad de realizar pasant√≠as en prestigiosos servicios de la especialidadtanto en el Per√ļ como en el extranjero y los m√°s destacados son invitados a formar parte del staffm√©dico de la cl√≠nica.

Asociación de ex Alumnos del Profesor César Morillas

La AEPCMO fue fundada en setiembre del 2000, siendo conformada al inicio por 18 miembros. Estáintegrada por exitosos especialistas que han realizado su formación en Cirugía Plástica bajo la tuteladel Profesor César Morillas. Tiene como objetivo principal mantener el nivel científico de la escuela y laactualización constante de sus miembros.

Proyección Social

La cl√≠nica desarrolla permanentemente campa√Īas de acci√≥n social para ayudar a las personas con menos recursos. Son campa√Īas silenciosas que la cl√≠nica y su personal llevan a cabo en Lima, provincias y en el extranjero. En efecto hemos llevado acabo y lo seguiremos haciendo, misiones en Ayacucho, Huancayo, Moyobamba, Lima, Ecuador y en √Āfrica. Nuestras misiones solidarias, como lo llamamos, hanbeneficiado a muchos pacientes, ni√Īos con quemaduras, paladar hendido, labio leporino y otros tipos de dolencias, pero sobre todo nos ha beneficiado a nosotros, porque nos ha permitido ejercer el noble acto de retribuir con alegr√≠a lo que nos fue dado. Al finalizar cada misi√≥n y revisar los resultados de la misma, nos sentimos m√°s comprometidos y deseosos de iniciar la preparaci√≥n de nuestra siguiente misi√≥n y nos gustar√≠a que part√≠cipes con nosotros.

Galería

Site del Paciente


Estamos en construcción

Blog del Staff


Estamos en construcción

Noticias y Reportajes

Aliados

Kybalionkybalion
 

Dermatología

Cirugía Reconstructiva y Maxilofacial

Otorrinolaringología